martes, 18 de octubre de 2011

Primavera

Primavera
la tarde es de todos los pobres
el horizonte se ha dormido
sobre la barbas blancas de mi abuelo
y vuelan los pajaros ciegos

la casa duerme vanamente
el silencio sube enredaderas
y guía a un sol de oro
los retratos, las ventanas, los postigos
se han reido
de los ronquidos sordos de mi abuelo
tendrías que renacer primavera
la tarde es de todos los hombres
y se queman a lo lejos
la voz de las aldondras

y yo que me voy duermiendo
tal vez de tiempo o de tristeza
llevo sobre los hombros
el canto de los ciegos

1 comentario:

Wendy Rufino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.