sábado, 22 de octubre de 2011

Madre

Madre
mi cuarto sonríe horriblemente
y no quiero despertar

el invierno pasea por las calles
de lima
y en el mercado se han formado uno
a uno los días de la escuela
y un maestro adusto con un traje gastado
no los ha dejado pasar

la luz de esta mañana
es solo una luz más pequeña
ahora
madre la mañana se esconde
entre abanicos lejanos
el cadáver del invierno
se vela entre las casas
y en las huellas de lo vivido
han crecido girasoles rotos

Madre, los cohetes de los hombres
se deshojan
y los pobres del mundo
que poco saben de galaxias y apolos
en sus casas pequeñas
sueñan con el abrazo de una madre,
madre

1 comentario:

Wendy Rufino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.